“¿Es el mercado del recambio un mercado de precio o tienen valor las marcas?” “¿Cuál es el valor de las marcas de recambio?” “¿Qué aportan?” Son las preguntas a las que da respuesta Virginia García-Chicote, Directora de Marketing y Calidad de Recambios del Olmo, en este nuevo post del Blog de los “Premios Calidad y Servicio en la Posventa de Automoción: el valor de las marcas de recambio“. Tiene la palabra:

No sorprende el estudio realizado por la empresa The Hub Automotive Insights en el marco de los “Premios Calidad y Servicio en la Posventa de Automoción: el valor de las marcas de recambio” que indica que los talleres mecánicos españoles valoran más el servicio que el precio en el mercado del recambio.

Virginia García-Chicote, Directora de Marketing y Calidad de Recambios del Olmo.

Desde mi experiencia en el Departamento de Marketing de Recambios del Olmo S.L., empresa dedicada a la venta y distribución de recambios desde hace más de 25 años, he podido observar cómo los talleres son cada vez más exigentes y disponen de más información a la hora de realizar sus pedidos. Es obvio que el precio es y será un factor importante en la decisión de compra, sobre todo en estos tiempos donde la competencia en la posventa está reinventándose con nuevas estrategias de captación y fidelización y está incidiendo cada vez más en el e-commerce. Este hecho anima a las marcas a tener en cuenta otras opciones complementarias al precio y que vayan a la par con la evolución y demanda del sector de la automoción.

Además, son muchas las ocasiones en las que el taller mecánico se decanta por una marca u otra en función de su garantía, innovación, mantenimiento o información técnica. Esta percepción de confianza que supera al valor monetario se lo han ganado aquellas marcas, que en términos de marketing, aportan una visión de 360º hacia el cliente final y trabajan animosamente para que éstos sean buenos crossumers dentro del sector de la automoción.

También, considero que el premio obtenido por estas empresas ha sido posible, en gran parte, por la cercanía, proximidad, y atención profesional que el recambista tiene con el taller mecánico. Es por eso que el fabricante debe cuidar la relación con el distribuidor y éste a su vez, debe de tener claro que el producto no sólo se vende por el precio si no por la prestación de otros valores añadidos: asistencia técnica, formación y marketing.

En definitiva, las marcas premiadas no deben descuidarse y es conveniente que sigan trabajando fuerte para que sus productos sean vistos como un referente en calidad y confianza.