“La MARCA, sea cual sea el sector, determina el valor y en el nuestro además la eficiencia; en los mercados tecnológicos como el nuestro, de productos táctiles y fácilmente identificables, la marca ofrece la garantía de la fiabilidad, la REPUTACIÓN”. Quien comparte esta reflexión es José Luis do Muiño “Domu”, uno de los representantes más mediáticos, y reconocidos, del sector de la posventa. Nadie como él para explicarnos cómo se percibe el valor de las marcas de recambio por parte de los representantes, una importantísima pieza en nuestro mercado. Un sector que, tal como comenta “Domu“, ha cambiado lo suyo en los últimos años.

“Las estructuras de venta del recambio han sufrido cambios drásticos en los últimos 10 años, con procesos de automatización de pedidos y suministros tanto por encima de la cadena (fabricantes, marquistas) como por debajo (redistribuidores, talleres) que nos han acercado a procesos “just in time” para abaratar por un lado los costes de logística y por otro para acelerar los procesos de puesta a disposición de los productos en el punto final (taller)”, comenta Domu.

 

En este sentido ¿Es el mercado del recambio independiente eminentemente marquista o es todo cuestión de precio?

“La respuesta actual es obvia. Tras muchos y diferentes intentos del recambio independiente de la creación de MDD (Marcas de Distribuidor), siempre eficaces para darse a conocer en el mercado por los logos y textos de las “cajas”, y basando su penetración en una relación calidad-precio situada entre la de las MARCAS PREMIUM y las segundas marcas, el mercado del recambio, el taller, apuesta por el SERVICIO como principal elemento a la hora de la tomar la decisión sobre de quien abastecerse, y por la RENTABILIDAD. No solo el PRECIO influye a la hora de tomar la decisión de compra”.

“Las MARCAS PREMIUM lo han tenido siempre claro y ofrecen armas para que la rentabilidad de sus precios este en la línea competitiva de las MDD y segundas marcas. El taller analiza, cada día más, su coste de oportunidad (se convierte en costoso tener que volver a cambiar una pieza en garantía; o tener que desistir de montar una pieza porque no coincide con los estándares de la pieza del fabricante). El PRECIO ha dejado paso a la RENTABILIDAD y en esto las MARCAS PREMIUM llevan mucha delantera”.

“La respuesta, por tanto, se es MARQUISTA en la medida que se es RENTABLE“, conluye Domu.

 

¿Cuál es el valor de las marcas de recambio? ¿Qué aportan?

“El VALOR de la MARCA es, por tanto, esa capacidad de liderazgo en el proceso de RENTABILIDAD-FIABILIDAD. Es su inversión en los procesos paralelos a la propia fabricación (investigación, innovación, logística, distribución, servicio) la que la hace más eficiente, útil e imprescindible en ocasiones para el comprador final, para el taller, haciéndolo además mas defendible frente al consumidor final (el usuario del vehículo), siendo estas sus mayores aportaciones al mercado del recambio independiente”.

“Se nos antojan muchos y estimulantes cambios en los próximos años. En breve ya no hablaremos de vehículos, sean estos motos, coches, autobuses o camiones, sino de MOVILIDAD, y ahí es donde todos los actores de este excitante mercado nuestro nos tenemos que esforzar para dar respuestas a esas necesidades. Las marcas tendrán que hacer frente a esas demandas de la MOVILIDAD”.